Persuadir comunicando.
5.0
Imagen_Persuadir_comunicando.png

 

Las redes sociales comenzaron a estar en nuestras vidas desde el año 2002 cuando Fiend Ster  salió como una red de amigos, a esta red la secundaron Hi 5, My space siendo estos los más conocidos. Sin embargo, no es sino hasta el 2004 que esa necesidad de estar en una comunidad virtual y estar conectados se fortalece con el nacimiento de  The Facebook; una herramienta que surge para conectar a estudiantes al principio solo e Harvard y que  en un poco tiempo se expande a otras universidades.

El éxito es tan grande que poco tiempo después se hace pública y cambia el nombre a Facebook  permitiendo el acceso a todo mayor de trece años que cuente con un email, desde ese momento hasta ahora las redes sociales se han hecho parte de nuestras vidas.

Y es que la necesidad humana de estar comunicada y conocer: qué pasa en otros lugares, qué hacen otras personas, cuáles son sus gustos o pensamientos ha sido de muchas maneras utilizado para realizar aplicaciones que se  adapten o que cumpla con esa necesidad. Es por ello,  que el usuario de estas redes comenzó a usar gran parte de su tiempo en visitar estas páginas y fueron apartando de sus vidas las distracciones tradicionales. Esto hizo que se generara un cambio de cultura y de comunicación.

Las empresas de servicios y ventas, así como los individuos se adaptaron  a esta nueva era y así manejaron y adaptaron  su  contenido  para llegar de manera más directa al público que antes pasaba horas frente a un televisor (por ejemplo)  y ahora invierte este tiempo en sus aparatos electrónicos.

Pero este usuario no solo cambió la manera ver las cosas si no se hizo mucho más exigente,  pues al tener en sus manos “el mundo” puede comparar el contenido  y decidir qué quiere y cómo lo  quiere. Además y quizá uno de los cambios más impactantes es que este consumidor puede con un solo “click” posicionar a la marca o viralizar una mala experiencia justo en el momento que sucede ya sea con un comentario, capturando el momento bien con una foto o video que  pueden subir a la red. Es por eso que la manera como nos queremos comunicar a través de una red social debe ser manejada con una estrategia y con suma responsabilidad.

Tal y como mencioné,  actualmente existen redes para apoyar o satisfacer los gustos y necesidades de los usuarios (y las que faltan) partiendo de esto, la comunicación debe adaptarse y no puede ser la misma ya que estamos hablando de interlocutores y plataformas distintas.

¿Cómo debe ser esa estrategia de comunicación? Lo primero que debemos preguntarnos a ¿qué quiero “mostrar” por medio de esta red social? ¿Qué quiero trasmitir? ¿A qué público quiero llegar?

Podemos ser usuarios que estamos en una red solamente para socializar, para interactuar con un círculo de amistades y conocidos. No estamos para buscar “likes”  aceptación, simplemente visualizamos lo que nos interesa, leemos artículos, noticias y una que otra publicidad, publicamos post sólo con la intención de enseñar lo que hacemos a nuestro círculo.

La cosa cambia cuando queremos “mostrar” nuestros productos o servicios o cuando decidimos pasar de ser un perfil pasivo a un perfil activo, o una marca personal, un perfil corporativo o un emprendimiento. Aquí la manera de cómo nos relacionamos debe cambiar.

En el momento que modificamos o decidimos usar la red como una herramienta publicitaría debemos hacer una estrategia de comunicación

 

Lo primero que debemos tener en cuenta es la identidad, ese nombre o “ente”  que no es más que una mezcla de atributos tangibles como lo son la marca o nombre, el logotipo que  va a representar, los colores, el diseño de las campañas y lo intangible como lo son: la visión, misión, valores y la comunicación

La visión, en el momento que quiero definirla debo preguntarme  ¿Qué voy a transmitir? ¿Dónde quiero llegar? ¿Cuál es el objetivo a alcanzar? Teniendo claro esto, se puede tener un mapa, una guía del camino que se va a emprender. Aquí es donde se crean metas (que deben ser alcanzables)

La misión, es la que define el producto, servicio o ramo. Cuál es el público objetivo, el alcance tanto geográfico como como demográfico, aquí estudiamos a nuestra competencia y establecemos diferencias que sean competitivas.

Ya sabemos quiénes somos y a donde vamos, ahora debemos establecer nuestros valores, los cuales  no son más que las bases de principios donde se asienta la empresa, emprendimiento. Los mismos deben ser creíbles y  cónsonos con el propósito de la marca.

La comunicación, es la herramienta que nos acercará al cliente, una vez definido la anterior y estemos seguros de que es el momento de  lanzarnos a “mostrar” se inicia el ciclo de interacción. Este ciclo debe ser programado, sincronizado, tomado con responsabilidad.  Teniendo en cuenta que aquí se expone de manera inmediata a la marca: por lo que debe estar monitoreado, revisado y dependiendo de la estrategia debe incluso ser interactivo.

Teniendo una comunicación efectiva puedo, dependiendo el canal o red aprovechar y determinar  el medio para llegar a  abarcar más público o clientes, Por ejemplo si lo que quiero y el espíritu de mi marca es mantener al cliente informado, sin necesidad de una retro alimentación, mis mensajes deben ser cortos, claros y colocarlos en redes que funcionen tipo mensajería instantánea como Twitter, la comunicación aquí es “limitada” por lo que el usuario o seguidor de la marca cuenta con determinado número de caracteres, por esta razón es un medio de transmisión corta.

Si se quiere una interacción sin restricción, con medios audiovisuales, con un número alto de usuarios y seguidores, se usa canales como Facebook, que incluso en el momento que atendiendo a la propia demanda o necesidad, creó sus  fan page de Facebook , que no es más que una página web dentro de la propia red que sirve para promocionar o dar a conocer marcas. Aquí la estrategia puede hacerse un poco más amplia, con diseños visuales más llamativos, la interacción debería ser más directa y está a la vista del resto de los usuarios. Según entendidos de la materia, como Gaby Castellanos, ella se refiere a Facebook como” un lugar cercano, donde la comunidad está abierta y atenta a la comunicación”

Aquí se da cabida a una comunicación bidireccional de una manera más fluida y cercana.

Instagram, pasó de ser una red donde se publicaba esos momentos que estaban sucediendo, de ahí su nombre “insta” a ser una red para mostrar de manera rápida lo que deseamos enseñar. Sin embargo, en este canal  debemos tener en cuenta su algoritmo de visualización; ya que pasó de ser mostrar las interacciones cronológicas como se dice por fecha y hora de publicación a adaptar al usuario un “time line” propio el cual se basa en los gustos que se determinan por los “like”, buscadores, o loe elegidos  en las encuestas breves que realizan con cierta frecuencia para conocer los gustos.

Teniendo una estrategia podemos comunicarnos de una manera efectiva, ya que abarcamos los aspectos importantes.

Aspectos:

Público objetivo (población demográfica y geográfica)

Horarios

Número de mensajes/Post (depende en gran medida de los horarios de mayor tráfico en redes)

Big Data, mantener actualizada la red de contactos

Monitoreo y tráfico

Es de suma importancia responsabilizarnos por lo que hacemos en las redes sociales, aquí es donde se engranan los valores de la marca, mantener una ortografía y redacción impecable. Cumplir  las expectativas del cliente, no ofrecer lo que no se puede cumplir, interactuar con respeto y con un léxico que sea entendible por los usuarios a los que se quiere llegar.

Con una comunicación efectiva, clara y transparente podemos no sólo atraer clientes y consumidores sino  persuadirlos para que se mantengan con nosotros

 

 

  • You must to post comments
Showing 1 result
Adriana_linkedin.jpg 2 semanas ago
  • You must to post comments
Imagen_Persuadir_comunicando.png 2 semanas ago by Adriana Luque Quintero in Persuadir comunicando.
  • You must to post comments
Showing 2 results
Rating
Featured/Unfeatured
Claimed/Unclaimed
Showing 1 - 20 of 50 results